About 1 in 10 U.S. pregnant women with confirmed Zika infection had a fetus or baby with birth defects in 2016

0
165
Image by prnewswire

Continued focus on Zika prevention needed

Of the 250 pregnant women who had confirmed Zika infection in 2016, 24 – or about 1 in 10 of them – had a fetus or baby with Zika-related birth defects, according to a new Vital Signs report from the Centers for Disease Control and Prevention (CDC). This report is the first to provide the analysis of a subgroup of pregnant women in the U.S. with clear, confirmed test results of Zika virus infection.

Testing for Zika remains complex because there is a narrow timeframe for obtaining a positive laboratory result, and many infected people do not have symptoms that might motivate testing. For this reason, CDC is monitoring all pregnant women with any evidence of recent Zika infection. In 2016, nearly 1,000 pregnant women from 44 states who completed their pregnancies had some evidence of a recent Zika infection and were at risk of having a fetus or baby with Zika-related birth defects. Most of these women acquired Zika infection during travel to an area where Zika was known to be present.

Zika infection during pregnancy can cause serious damage to the brain and microcephaly in developing fetuses. It also can lead to congenital Zika syndrome in babies, a pattern of birth defects that includes brain abnormalities, vision problems, hearing loss, and problems moving limbs. Babies may also appear healthy at birth but have underlying brain defects or other Zika-related health problems.

“Zika virus can be scary and potentially devastating to families. Zika continues to be a threat to pregnant women across the U.S.,” said CDC Acting Director Anne Schuchat, M.D. “With warm weather and a new mosquito season approaching, prevention is crucial to protect the health of mothers and babies. Healthcare providers can play a key role in prevention efforts.”

The findings from this report confirm the serious threat posed by Zika virus infection during pregnancy and the critical need for pregnant women to continue taking steps to prevent Zika virus exposure through mosquito bites and sexual transmission. The report also emphasizes the importance of healthcare providers screening all pregnant women for possible Zika virus exposure and testing and evaluating all infants born to women with evidence of Zika infection.

Identifying scope of Zika cases in U.S. and gaps in evaluation and care management

This report updates previously published estimates of the proportion of fetuses or babies with birth defects among pregnant women with possible Zika infection reported to the U.S. Zika Pregnancy Registry from January 15 to December 27, 2016 in the 50 U.S. states and Washington D.C. The Registry includes data from all U.S. states, DC, and all U.S. territories except Puerto Rico; pregnancies in Puerto Rico are monitored separately by the Zika Active Pregnancy Surveillance System. This report also highlights possible gaps in clinical evaluation and management of infants with possible congenital Zika virus infection.

Key findings in the Vital Signs report include:

  • Forty-four states reported pregnant women with evidence of Zika in 2016.
    • Most of these women acquired Zika virus infection during travel to an area with Zika.
  • Nearly 1,300 pregnant women with evidence of possible Zika infection were reported to the U.S. Zika Pregnancy Registry.
    • Of the 1,000 pregnancies that were completed by the end of the year, more than 50 had Zika-related birth defects.
  • Among pregnant women with confirmed Zika infection, about 1 in 10 had a fetus or baby with birth defects.
    • Confirmed infections in the first trimester posed the highest risk – with about 15% having Zika-related birth defects.
  • About 1 in 3 babies with possible congenital Zika infection had no report of Zika testing at birth.
  • Only 1 in 4 babies with possible congenital Zika infection were reported to have received brain imaging after birth.

“Based on reports to the Registry, many babies born to mothers with possible Zika infection are not receiving brain imaging after birth to help diagnose serious brain defects,” said Peggy Honein, Ph.D., co-lead, Pregnancy and Birth Defects Task Force, CDC Zika Response. “Healthcare providers have an important role, and we encourage them to ask about possible Zika exposure when caring for both pregnant women and their babies and to follow CDC guidance for evaluation and care of infants with possible Zika infection.”

CDC encourages healthcare providers to:

  • Educate families on Zika prevention.
  • Provide all needed tests and follow-up care.
  • Support babies and families.

CDC is continuously updating guidance for healthcare providers on testing and clinical care for pregnant women and babies affected by Zika. It is also monitoring new infections and working to identify the long-term outcomes of congenital Zika infection.

To learn more about Zika virus, visit https://www.cdc.gov/zika/. Healthcare providers can visit https://www.cdc.gov/zika/hc-providers/index.html for CDC’s latest clinical guidance, testing, and training information for Zika.

                                                              

Cerca de 1 de cada 10 mujeres embarazadas en los Estados Unidos con un caso confirmado de infección por el virus del Zika tuvo un feto o un bebé con defectos de nacimiento en el 2016

Se necesita un enfoque continuo en la prevención del zika.

De las 250 mujeres embarazadas que tuvieron un caso confirmado de infección por el virus del Zika en el 2016, 24 —o cerca de 1 de cada 10 de ellas— tuvieron un feto o un bebé con defectos de nacimiento relacionados con el zika, según un nuevo informe de Signos Vitales de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC). Este informe es el primero que proporciona información sobre el análisis de un subgrupo de mujeres embarazadas en los EE. UU. con resultados claros y confirmados de infección por el virus del Zika.

La realización de pruebas de detección del virus del Zika sigue siendo compleja porque hay un plazo reducido para obtener un resultado positivo en el laboratorio, y muchas personas infectadas no tienen síntomas que podrían motivarlas a hacerse una prueba. Por esta razón, los CDC están monitoreando a todas las mujeres embarazadas con cualquier evidencia de infección por el virus del Zika reciente. En el 2016, casi 1000 mujeres embarazadas de 44 estados, que completaron sus embarazos, tuvieron alguna evidencia de infección por el virus del Zika reciente y estaban en riesgo de tener un feto o un bebé con defectos de nacimiento relacionados con el zika. La mayoría de estas mujeres adquirieron la infección por el virus del Zika al viajar a un área donde se sabía que había zika.

La infección por el virus del Zika durante el embarazo puede causar graves daños al cerebro y microcefalia en los fetos en desarrollo. También puede causar síndrome de zika congénito en los bebés, un patrón de defectos de nacimiento que incluye anomalías cerebrales, problemas de la vista, pérdida de la audición y problemas para mover las extremidades. También es posible que los bebés parezcan sanos al nacer, pero que tengan defectos cerebrales subyacentes u otros problemas de salud relacionados con el zika.

“El virus del Zika puede causar miedo y ser potencialmente devastador para las familias. El zika continúa siendo una amenaza para las mujeres embarazadas en los Estados Unidos”, dijo la directora interina de los CDC, Anne Schuchat, M.D. “A medida que se aproxima el tiempo cálido y una nueva temporada de mosquitos, la prevención es fundamental para proteger la salud de las madres y los bebés. Los proveedores de atención médica pueden desempeñar un papel clave en los esfuerzos de prevención”, agregó.

Los hallazgos de este informe confirman la grave amenaza que presenta la infección por el virus del Zika durante el embarazo y la necesidad crucial de que las mujeres embarazadas continúen tomando medidas para prevenir la exposición al virus del Zika a través de las picaduras de mosquitos y la transmisión sexual. El informe también enfatiza la importancia de que los proveedores de atención médica les hagan preguntas y pruebas a todas las mujeres embarazadas para detectar una posible exposición al virus del Zika, y les hagan pruebas y evalúen a todos los bebés que nazcan de mujeres con evidencia de infección por este virus.

Cómo identificar el alcance de los casos de zika en los EE. UU. y las brechas en la evaluación y el manejo de la atención

Este informe actualiza las cantidades estimadas —que se publicaron previamente— de la proporción de fetos o bebés con defectos de nacimiento entre las mujeres embarazadas con posible infección por el virus del Zika notificada al Registro de Casos de Zika en el Embarazo en los EE. UU., del 15 de enero al 27 de diciembre del 2016 en los 50 estados del país y Washington D. C. El registro incluye datos provenientes de todos los estados del país, del Distrito de Columbia y de todos los territorios estadounidenses excepto Puerto Rico. El Sistema de Vigilancia Activa sobre el Zika en el Embarazo monitorea por separado los embarazos en Puerto Rico. En el informe también se destacan las posibles brechas en la evaluación clínica y el manejo de los bebés con posible infección congénita por el virus del Zika.

Los hallazgos clave en el informe de Signos Vitales incluyen:

  • Cuarenta y cuatro estados notificaron casos de mujeres embarazadas con evidencia de zika en el 2016.
    • La mayoría de estas mujeres adquirieron la infección por el virus del Zika al viajar a un área con zika.
  • Casi 1300 casos de mujeres embarazadas con evidencia de posible infección por el virus del Zika se notificaron al Registro de Casos de Zika en el Embarazo en los EE. UU. En más de
    • 50 de los 1000 embarazos que se habían completado hacia fines de ese año, se presentaron defectos de nacimiento relacionados con el zika.
  • Entre las mujeres embarazadas con infección por el virus del Zika confirmada, cerca de 1 de cada 10 tuvo un feto o un bebé con defectos de nacimiento.
    • Las infecciones confirmadas en el primer trimestre presentaron el mayor riesgo: cerca del 15 % tuvo un feto o un bebé con defectos de nacimiento relacionados con el zika.
  • Cerca de 1 de cada 3 bebés con posible infección congénita por el virus del Zika no tenía registro de que se le hubieran hecho pruebas de detección de ese virus al nacimiento.
  • Se reportó que solo a 1 de cada 4 bebés con posible infección congénita por el virus del Zika se le tomaron imágenes del cerebro después del nacimiento.

“Con base en las notificaciones hechas al registro, a muchos bebés nacidos de madres con posible infección por el virus del Zika no se les están tomando imágenes cerebrales después del nacimiento para ayudar a diagnosticar graves defectos cerebrales”, dijo Peggy Honein, Ph.D., colíder del Grupo de Trabajo sobre el Embarazo y los Defectos de Nacimiento, de la respuesta de los CDC al zika. “Los proveedores de atención médica tienen un rol importante, y los alentamos a que pregunten sobre una posible exposición al virus del Zika cuando atiendan a mujeres embarazadas y sus bebés, y a que sigan las directrices de los CDC en cuanto a la evaluación y atención de los bebés con posible infección por el virus del Zika”, agregó.

Los CDC alientan a los proveedores de atención médica a hacer lo siguiente:

  • Educar a las familias sobre la prevención del zika.
  • Proporcionar todas las pruebas y atención de seguimiento necesarias.
  • Apoyar a los bebés y las familias.

Los CDC están continuamente actualizando las directrices para los proveedores de atención médica acerca de las pruebas y la atención clínica para las mujeres embarazadas y los bebés afectados por el zika. También están monitoreando los casos de infecciones nuevas y trabajando para identificar las consecuencias a largo plazo de la infección congénita por el virus del Zika.

Para obtener más información sobre el virus del Zika, visite https://espanol.cdc.gov/enes/zika/index.html?mobile=nocontent. Los proveedores de atención médica pueden visitar https://espanol.cdc.gov/enes/zika/hc-providers/index.html para ver las más recientes directrices clínicas de los CDC, así como información sobre la realización de pruebas y capacitación relacionada con el zika.

                                                              

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here