Friday , August 17 2018
  • English
  • Spanish
Home / All / Opioid Overdose Crisis in United States

Opioid Overdose Crisis in United States


 Opioid Overdose Crisis in United States

By Red Latina Redaction
Translated by Wailani Ronquillio

In just four years between 2012 and 2016, nearly 1,900 people died from opioid overdoses in St. Louis, St. Charles and Jefferson City counties.
Those cities and counties have the highest number of opioid overdose deaths in the state.
But Franklin and Lincoln counties join the city and St. Louis county having the highest rates.
The trend is worsening.
St. Louis County saw 237 deaths from opioid abuse in 2016, a 68 percent increase from the year before.
One out of every 66 deaths in Missouri last year was due to opioid abuse.
Across Missouri, 908 people died last year from opioid abuse, nine times the number 15 years ago.
Between 2011 and 2015, bills for opioid-involved emergency room care totaled nearly $100 million, with 43 percent paid by government programs.
Between 2006 and 2015, hospitalizations and emergency visits for opioid overuse in Missouri increased by 139 percent.
In 2015, the total number of opioid-related hospital visits in the state was 29,589 (14,921 were in the St. Louis region).
Opioid abuse affects all ages.
Of those treated at a hospital, the most 45 percent were 30 to 50, while 30 percent were over 50, and 25 percent were under age of 30.
Missouri has received two federal grants to fight the opioid epidemic. One amounts to over $20 million over the next two years to help fund prevention, treatment and recovery services.
The other grant totals $5 million for the next five years and focuses on preventing deaths through training emergency responders and providers, and purchasing and distributing the antidote naloxone.
So far, the grants have funded the purchase of over 8,000 doses of naloxone, training for 4,000 providers and treatment of more than 600 patients.
And in a new approach to treatment, called EPICC, former addicts are intervening with addicts brought to the emergency room after and overdose, and doctors are prescribing a drug that helps ease symptoms of withdrawal, allowing those addicts to respond to treatment.
Each month, about 75 patients agree to meet with a former addict.

There were 23 heroin deaths per 100,000 city residents from 2012 to 2016, the highest rate in Missouri and nearly double the rate in Jefferson County, which ranked second. The city also leads the state in all types of opioid deaths and emergency room visits for prescription painkiller and heroin misuse.
Opioid deaths spiked sharply in the city from 2015 to 2016, from 131 to 273. The 2017 numbers — 161 deaths as of Sept. 18 — are down 30 from last year’s pace.
The troublesome change this year has been the rise in fentanyl, a powerful opioid with a potentially lethal dose of just 2 milligrams.
Of the opioid overdose deaths in St. Louis in 2016, 56 percent involved fentanyl. And 84 percent of overdoses in 2017 involve the drug, city data show.
80 percent of heroin addicts started by abusing prescription painkillers. As prescription pills become too expensive and harder to get, addicts switch to street heroin, which can be as cheap as $5 to $10 a dose.
The purity level of heroin has dramatically increased and the addition of fentanyl has been a game changer. A third of the 64,000 fatal overdoses in the U.S. in 2016 involved fentanyl.
The opioid crisis should be handled like any communicable disease threat.

With a heroin overdose, the neighborhood should be flooded with information, treatment referrals and anti-overdose drugs.
“We need to interrupt the habits, the enablers, the structures that perpetuate the epidemic,” Ross said.
The St. Louis City Department of Health, could not respond to individual opioid overdoses, they don’t have the resources to investigate each and every incident.
The city health department participates in a prescription drug monitoring program that allows doctors to check a patient’s prescribing history and watch for potential abuses. Pharmacists can watch for signs that a patient may need to carry the overdose-reversing treatment naloxone.
The health department plans to hire an epidemiologist to track the data that come out of the drug monitoring program. But the department need additional funding to respond to the epidemic, they need more people and more action.
Source
Missouri Department of Health
The Missouri Hospital Association
The MO-HOPE Project

Why Opioids Became Such a Serious Problem for the United States

When it comes to the consumption of opioids, the United States has the unfortunate honor of leading the world.
For every million Americans, almost 50,000 doses of opioids are taken daily.
That is four times the rate in the United Kingdom.
The enormous gap between the epidemic of opioid abuse in the United States and the shortage in many other countries.
Occasionally, there are good reasons to take opioids such as codeine or morphine. Cancer patients use them to alleviate pain, as do those who are recovering from surgery.
But if you consume too many, you have a problem. And the United States certainly has a problem.
In two years, the city of Kermit, located in West Virginia, received nearly nine million opioid pills, according to a congressional committee. Only 400 people live in Kermit.
In Badlands, the open-air addict camp in Philadelphia, the purest heroin costs $ 5 a bag.
At the national level, opium derivatives killed more than 33,000 people in 2015, according to the Center for Disease Control and Prevention (CDC).
That figure includes deaths from heroin, an illegal opioid.
But almost half of those deaths involved a prescription opioid, that is, an analgesic purchased at a pharmacy with a prescription from a doctor.
So, why does the United States, more than any other country in the world, have an opioid problem?

There is more than one cause. But these are some of the most important ones.
Unlike most European countries, the USA does not have universal health care that is paid for by taxes.
Instead, Americans must obtain their own insurance, usually through an employer or the government.
What is and what are the effects of the plant kratom, a plant in the coffee family that the DEA wants to ban in the United States?
“Most insurances, especially those that poor people have, do not pay for anything other than a pill,” says Professor Judith Feinberg of the faculty at Medicine at West Virginia University.
“Let’s say you have a 45-year-old patient. They have pain in their lower back, you examine it, and they have a muscle spasm. The best thing is physiotherapy, but nobody will pay for that. So doctors take out their prescription to order pills,” says Feinberg.
“Even if the insurance covers physiotherapy, they probably require prior authorization, which involves a lot of time and paperwork.”
The CDC claims that opioid prescriptions have fallen 18% since their peak in 2010. But the total is still three times higher than in 1999.


“I saw this drug on television”
The US and New Zealand are the only countries that allow prescription drugs to be promoted on television.
What does China have to do with the deadliest drug epidemic in the history of the United States?
According to the Kantar research firm, advertising spending by pharmaceutical companies in the US reached US $ 6.4 billion in 2016, an increase of 64% since 2012.
None of the 10 most advertised brands in 2016 were opioids. But mass marketing of drugs has an effect, says Professor Feinberg.
“As a doctor, people come and say: “I saw this on television, can you give me this drug?’”
In 2015, the American Medical Association requested a ban on ads for prescription drugs. Nothing happened.
Three months later, the extent of US opioid culture was seen at the Super Bowl halftime, the most expensive advertising time strip in the country.
A 60-second ad was dedicated to opioid-induced constipation.
The advertisement, paid for by AstraZeneca, advises patients to visit their doctor and “ask about prescription treatment options.”

Gifts to doctors
In the United States, it is common for pharmaceutical companies to woo doctors in an effort to promote their products.
“They are friendly, attractive, and well-dressed, giving out gifts to everyone. They organize dinners, endorse conferences, and sponsor trips, says Professor Keith Humphreys of Stanford University.
“That affects the prescription.”
During the last four years, the US government published the amounts paid by drug and device companies to doctors and teaching hospitals.
The total in 2016 was more than US $ 8,000 million. More than 630,000 doctors had payment records.
For example, Purdue Pharma, which produces OxyContin, a popular opioid analgesic, made nearly 80,000 transactions in 2016, for a total value of more than US $ 7 million.
The fox and the henhouse.

China: Major Opiate Supplier in the United States

Translated by: Wailani Ronquillio

In January of 2016, 36 year old Steele admitted in court to having provided in March of 2015 a lethal dose of fentanyl to the victim, who was identified only by the initials T.R.
Fentanyl is a synthetic opioid, 50 times more powerful than heroin and 100 times more powerful than morphine. It is legally used to treat chronic pain but in recent years has triggered a death crisis in the country due to its abusive consumption.
The defendant also confessed to having purchased the sedative from suppliers in China, in order to later distribute in the cities of Akron and Fairlawn, Ohio, a state in the northeastern center of the United States.
This case, however, was far from shocking to either city’s populations. Its residents have become accustomed to deaths caused by the consumption of this painkiller, one of the drugs that most worries the authorities of the country.

“This is one more human life lost because of the opioids brought to Ohio from China,” prosecutor Carole Rendon in January, who was in charge of the district in which the crime occurred.
Rendon’s words have been replicated by other officials in states such as Kentucky, New Hampshire and West Virginia, where like Ohio, deaths from overdoses of fentanyl and heroin have increased steadily since 2011, to the point of being considered an epidemic.

Fentanyl is a synthetic opioid originally manufactured to serve as a painkiller and anesthetic; however, its potent effect – being 50 times stronger than heroin – has made it an attractive drug of abuse.
9,580 people died in the US in 2015 due to an overdose on fentanyl and other similar drugs, which is 73% more than in 2014.
• 144 people died every day from drug poisoning in 2015.
• One kilogram is valued to sell at between US $ 3,000 and US $ 5,000. The same amount can be traded for between US $ 40,000 and US $ 80,000 in the US.
• 52,000 Americans died from drug overdoses in 2015; 63% of those deaths involved an opioid.
DEA, White House
In 2015, the most recent year for which data is available, fentanyl and other similar synthetic opioids killed almost 10,000 people in the US, which is 73% more than in 2014.
The country’s health authority warns that the numbers are only going to increase.
The Drug Enforcement Administration (DEA) said in last year’s November report that illicit fentanyl is responsible for the overdose crisis that is plaguing the country. And furthermore, that China has a lot to do with it.
Why? Because they are making it.
The Asian giant is the main supplier of illegal fentanyl and other derivatives to the United States, according to the same DEA report from 2016.
The anti-drug agency then explained that the majority of the illegal fentanyl shipments were smuggled in from China – and to a lesser extent from Mexico – through the US postal service.
Traffickers in the Asian country acquire fentanyl powder, associated chemicals, and machines to make pills. The drug is later processed in the USA., and is mixed with heroin or other similar components.
China is a global source of fentanyl because its large pharmaceutical and chemical industries are poorly regulated and monitored, the US-China Economic and Security Review Commission (USCC) said in a report this year.
This committee was created in 2000 to present reports to the US Congress on the relations between both countries.
China has invested internal efforts to regulate the manufacturing and selling of fentanyl and its components, following negotiations which began in 2015 with the US government.
Beijing’s first action, which was carried out in October of this year, was to prohibit the production and sale of more than 100 different synthetic chemicals, among which were some fentanyl compounds.
Paradoxically, these substances had not counted on stricter regulations in China since they were not abusively consumed in the Asian country.
The United States, in turn, announced the opening of a second DEA office in China, and last January its director visited the country for the first time in more than a decade.
Two months after that trip, Beijing added four of the key components used to make fentanyl to the list of banned substances, a decision that the DEA celebrated as a “turning point” in the fight against the illicit trafficking of this drug to the United States.
“Following the ban on these four chemicals, it is difficult to say whether China will continue to be the main fentanyl supplier to the United States,” a DEA spokesperson told BBC Mundo.
However, he added, it is still too early to record a decline in the number of victims of fentanyl consumption in the United States.
These efforts have been positively highlighted by both nations, although the USCC warns that China has had difficulties in monitoring the operation of legal and illegal pharmaceutical laboratories, which has led to a continuation in the production and exportation of illicit drugs.
Furthermore, collaboration between the two countries in this regard involves diplomatic friction, Howard Zhang, editor of the Chinese service of the BBC, explained to BBC World.

“The Chinese government has repeatedly denied that the drugs it exports or used to export were the cause of all the overdose deaths in the United States,” Zhang said.
During a United Nations meeting on narcotics in the middle of last year, Liu Yuejin, Chinese Vice Minister of Public Security, said that countries who use illegal drugs “have no justification in demanding that only drug producing countries fight the manufacturing of them; the consumer market should also address this. “
By mail and with bitcoins
This consumer market, which continues to grow in the United States due to the high incidence of opioid dependency, is a business opportunity for traffickers. Faced the bans imposed by China, they have sought ingenious ways to continue making fentanyl, making it more addictive and cheaper than heroin.
One example of this is the introduction of fentanyl for consumption.
US authorities have confiscated powerful painkiller pills that take on the appearance of less dangerous drugs, such as alprazolam or oxycodone.
On many occasions, said the DEA, the consumer doesn’t even know the pill’s real composition.
Authorities have also detected fentanyl mixed in heroin and cocaine powder or altered in its different chemical compounds, some of which are still legal in China.
What’s more, sales are usually done through dark networks, or encrypted Internet sectors where it is possible to carry out illegal activities. Transactions are often made with the virtual currency bitcoin, which is impossible to track.
Distribution is also a problem, according to US officials, since a large number of opioids, especially fentanyl, enter the country by mail.
This is one of the factors that some US politicians consider to be an issue that does not depend on China, if not on the internal reinforcement of postal service security.
It is for this reason that several US congressmen proposed a bill this month to demanding more advanced technology in the electronic tracking of all packages and large envelopes sent by mail to the United States.
However, officials of the country’s postal service argued that including this technology would cost between US $ 1,200 and US $ 4,800 million over a period of ten years and would harm shipments, since only 40% of foreign countries have the capacity to provide that type of advanced data.
Beyond distribution, the governments of the United States and China ensure that their continued cooperation will greatly contribute to a decrease in the amount of deaths from opioids overdoses in the United States.
However, they also warn that the effectiveness of their strategy can only be proven in a few years.
Meanwhile, local governments in the US will have to continue facing deaths from drug overdoses, which, since 2009, have exceeded those caused by firearms, traffic accidents, suicides and homicides. ⌐

Information Taking from BBC

                                              


Crisis de Sobredosis de Opioides en Estados Unidos

Por Redación Red Latina

En solo cuatro años entre 2012 y 2016, casi 1.900 personas murieron por sobredosis de opioides en los condados de St. Louis, St. Charles y Jefferson City.
Esas ciudades y condados tienen la mayor cantidad de muertes por sobredosis de opiáceos en el estado.
Pero los condados de Franklin y Lincoln se unen a la ciudad y al condado de St. Louis con las tasas más altas.
La tendencia está empeorando.
El condado de St. Louis vio 237 muertes por abuso de opiáceos en 2016, un 68 por ciento más que el año anterior.
Una de cada 66 muertes en Missouri el año pasado se debió al abuso de opiáceos.
En todo Missouri, 908 personas murieron el año pasado por abuso de opioides, nueve veces el número de hace 15 años.
Entre 2011 y 2015, las facturas correspondientes a la atención en salas de emergencias relacionadas con los opiáceos totalizaron casi $ 100 millones, y el 43% fueron pagados por programas gubernamentales.
Entre 2006 y 2015, las hospitalizaciones y las visitas de emergencia por uso excesivo de opioides en Missouri aumentaron en un 139 por ciento.
En 2015, el número total de visitas hospitalarias relacionadas con los opioides en el estado fue de 29.589 (14.921 en la región de St. Louis).
El abuso de opioides afecta a todas las edades.
De los tratados en un hospital, la mayoría 45 por ciento tenían entre 30 y 50, mientras que 30 por ciento tenían más de 50 y 25 por ciento eran menores de 30.
Missouri ha recibido dos subvenciones federales para luchar contra la epidemia de opiáceos. Uno asciende a más de $ 20 millones en los próximos dos años para ayudar a financiar servicios de prevención, tratamiento y recuperación.
La otra donación asciende a $ 5 millones durante los próximos cinco años y se centra en la prevención de las muertes a través del entrenamiento de personal de respuesta a emergencias y proveedores, y la compra y distribución del antídoto naloxona.
Hasta ahora, las subvenciones han financiado la compra de más de 8,000 dosis de naloxona, capacitación para 4,000 proveedores y tratamiento de más de 600 pacientes.
Y en un nuevo enfoque del tratamiento, llamado EPICC, los antiguos adictos están interviniendo con adictos llevados a la sala de emergencias después de una sobredosis, y los médicos recetan un medicamento que ayuda a aliviar los síntomas de abstinencia, permitiendo que esos adictos respondan al tratamiento.
Cada mes, alrededor de 75 pacientes acuerdan reunirse con un ex adicto.

Hubo 23 muertes por heroína por 100,000 residentes de la ciudad desde 2012 hasta 2016, la tasa más alta en Missouri y casi el doble en el Condado de Jefferson, que ocupó el segundo lugar. La ciudad también lidera el estado en todo tipo de muertes por opiáceos y visitas a la sala de emergencias por analgésicos recetados y uso indebido de heroína.
Las muertes de opiáceos aumentaron notablemente en la ciudad de 2015 a 2016, de 131 a 273. Las cifras de 2017 – 161 muertes hasta el 18 de septiembre – han bajado 30 veces respecto del ritmo del año pasado.
El cambio problemático de este año ha sido el aumento del fentanilo, un potente opioide con una dosis potencialmente letal de solo 2 miligramos.
De las muertes por sobredosis de opiáceos en San Luis en 2016, el 56 por ciento involucró fentanilo. Y el 84 por ciento de las sobredosis en 2017 involucran a la droga, según muestran los datos de la ciudad.
El 80 por ciento de los adictos a la heroína comenzó por abusar de los analgésicos recetados. A medida que las píldoras recetadas se vuelven demasiado caras y difíciles de obtener, los adictos cambian a heroína ambulante, que puede ser tan barata como de $ 5 a $ 10 por dosis.
El nivel de pureza de la heroína ha aumentado dramáticamente y la adición de fentanilo ha cambiado las reglas del juego. Un tercio de las 64,000 sobredosis fatales en los EE. UU. En 2016 involucraron fentanilo.
La crisis de los opiáceos debe manejarse como cualquier amenaza de enfermedad transmisible. Con una sobredosis de heroína, el vecindario debería estar inundado de información, referencias de tratamientos y medicamentos contra la sobredosis.
“Tenemos que interrumpir los hábitos, los habilitadores, las estructuras que perpetúan la epidemia”, dijo Ross.
El Departamento de Salud de la ciudad de St. Louis no pudo responder a las sobredosis de opiáceos individuales, no tienen los recursos para investigar todos y cada uno de los incidentes.
El departamento de salud de la ciudad participa en un programa de control de medicamentos recetados que permite a los médicos verificar el historial de prescripción de un paciente y observar posibles abusos. Los farmacéuticos pueden estar atentos a las señales de que un paciente puede necesitar llevar a cabo el tratamiento reversor de la sobredosis de naloxona.
El departamento de salud planea contratar a un epidemiólogo para rastrear los datos que surgen del programa de monitoreo de drogas. Pero el departamento necesita fondos adicionales para responder a la epidemia, necesita más gente y más acción.
Fuente
Departamento de Salud de Missouri
La Asociación de Hospitales de Missouri
El proyecto MO-HOPE

Por qué los opioides se convirtieron en un problema tan grave para Estados Unidos

Cuando se trata del consumo de opioides, Estados Unidos tiene el desafortunado honor de liderar el mundo.
Por cada millón de estadounidenses, se toman casi 50.000 dosis de opioides todos los días.
Eso es cuatro veces la tasa en Reino Unido.
La enorme brecha entre la epidemia de abuso de opioides en Estados Unidos y la escasez en muchos otros países.
En ocasiones, hay buenas razones para tomar opioides como la codeína o la morfina. Los pacientes con cáncer los usan para aliviar el dolor, al igual que quienes se recuperan de la cirugía.
Pero si consumes demasiados tienes un problema. Y Estados Unidos ciertamente tiene un problema.
En dos años, la ciudad de Kermit en Virginia Occidental recibió casi nueve millones de píldoras opioides, según un comité del Congreso. Solo 400 personas viven en Kermit.
Badlands, el campamento de adictos al aire libre en Filadelfia donde la más pura heroína cuesta US$5 la bolsa.
A nivel nacional, los derivados del opio mataron más de 33.000 personas en 2015, según el Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por su sigla en inglés).
Esa cifra incluye las muertes por heroína, un opioide ilegal.
Pero casi la mitad involucró un opioide recetado, es decir, un analgésico adquirido en una farmacia con una prescripción de un médico.
Entonces, ¿por qué Estados Unidos, más que cualquier otro país en el mundo, tiene un problema de opioides?

Hay más de una causa.

Pero estas son algunas de las más importantes

Exceso de prescripciones médicas
A diferencia de la mayoría de los países europeos, EE.UU. no cuenta con atención médica universal pagada que es solventada por los impuestos.
En cambio, los estadounidenses deben obtener su propio seguro, generalmente a través de un empleador o del gobierno.
Qué es y qué efectos tiene el kratom, la planta de la familia del café que la DEA quiere prohibir en Estados Unidos
“La mayoría de los seguros, especialmente los que tienen las personas pobres, no pagan por otra cosa que no sea por píldora”, dice la profesora Judith Feinberg de la Facultad de Medicina de la Universidad de Virginia Occidental.
“Digamos que tienes un paciente de 45 años. Tiene dolor en la parte inferior de la espalda, lo examinas y tiene un espasmo muscular. Lo mejor es la fisioterapia, pero nadie pagará por eso. Así que los médicos sacan su recetario para ordenar pastillas”, cuenta Feinberg.
“Incluso si el seguro cubre fisioterapia, probablemente requieran autorización previa, lo que implica mucho tiempo y papeleo”.
El CDC afirma que las recetas de opioides han caído un 18% desde su pico en 2010. Pero el total sigue siendo tres veces mayor que en 1999.

“Vi esta droga en la televisión”
EE.UU. y Nueva Zelanda son los únicos países que permiten que los medicamentos con receta sean promocionados por televisión.
¿Qué tiene que ver China con la epidemia de drogas más mortífera en la historia de Estados Unidos?
Según la firma de investigación Kantar, el gasto en publicidad de compañías farmacéuticas en EE.UU. alcanzó los US$6.400 millones en 2016, un aumento del 64% desde 2012.
Ninguna de las 10 marcas más anunciadas en 2016 fue un opioide. Pero el marketing masivo de las drogas tiene un efecto, dice la profesora Feinberg.

“Como médico, la gente viene y dice: ‘Vi esto en televisión, ¿puedes darme esta droga?’”.
En 2015, la Asociación Médica Estadounidense solicitó la prohibición de anuncios de medicamentos recetados. Nada sucedió.
Tres meses más tarde, el alcance de la cultura opioide de Estados Unidos se vio en el entretiempo del Superbowl, la franja publicitaria más cara del país.
Un anuncio de 60 segundos se dedicó al estreñimiento inducido por opioides.
La publicidad, pagada por AstraZeneca, aconseja a los pacientes que visiten a su médico y “pregunten sobre las opciones de tratamiento con receta”.

Regalos a doctores
En Estados Unidos, es común que las compañías farmacéuticas cortejen a los médicos, en un esfuerzo por promocionar sus productos.
“Son amigables, atractivos, están bien vestidos, reparten obsequios para todo el mundo. Organizan cenas, patrocinan conferencias y auspician viajes, dice el profesor Keith Humphreys de la Universidad de Stanford.
“Eso afecta la prescripción”.
Durante los últimos cuatro años, el gobierno de EE.UU. publicó los montos pagados por las compañías de medicamentos y dispositivos a doctores y hospitales docentes.

El total en 2016 fue más de US$8.000 millones. Más de 630.000 médicos tenían registros de pago.
Por ejemplo, Purdue Pharma, que produce OxyContin, un popular analgésico opiáceo, realizó casi 80.000 transacciones en 2016, por un valor total de más de US$7 millones.

El zorro y el gallinero
En 2016, un estudio analizó el vínculo entre los médicos, las comidas gratis que recibieron de las compañías farmacéuticas y los medicamentos que recetaron.
El estudio encontró que recibir comidas gratuitas estaba “asociado con una mayor tasa de prescripción del medicamento de marca promovido”.
Las compañías farmacéuticas dicen que sus representantes simplemente comparten información con los médicos.
Pero el profesor Humphreys dice que hay una influencia “corruptora”.
“Necesitamos una industria farmacéutica, no es que esté mal”, dice. “Pero no puedes dejar que el zorro proteja el gallinero”.
Las compañías farmacéuticas también gastan dinero en trabajadores de la salud y organizaciones en otros países.
En Reino Unido, las empresas dieron US$153 millones a los trabajadores de la salud y las organizaciones para la investigación y el desarrollo en 2016.
Pero, aunque la cifra de Reino Unido es un 7% más alta que en 2015, es menos del 2% del monto pagado en EE.UU.

Entrenamiento deficiente
El doctor Richard Frank es profesor de economía de la salud en la escuela de Negocios de la Universidad de Harvard y se desempeñó en el Departamento de Salud de EE.UU. de 2009 a 2016, durante la gestión del presidente Obama.
Él piensa que la formación médica en Estados Unidos no fue lo suficientemente buena hasta hace unos años.
“Los médicos casi no recibían capacitación sobre el manejo del dolor”, dice.
“Hasta hace muy poco estaban bajo conceptos erróneos acerca de cuán adictivos son varios productos”.
Y agrega: “Hace un par de años testifiqué ante el Congreso cuando estaba en el gobierno.
Uno de los representantes, antes de ingresar al Congreso, era cirujano torácico.

“Notó que casi no había recibido entrenamiento en el manejo del dolor, y lo que había aprendido provenía exclusivamente del personal de enfermería con el que trabajaba”.

Responsabilidad colectiva
Frank dice que la formación médica no es la única razón del problema de los opiáceos en Estados Unidos.
“La responsabilidad es de todos”, dice.
Pero su crítica tiene eco en la profesora Judith Feinberg. “Los médicos no aprendían nada sobre la adicción en la escuela de medicina”, dice.
“Eso ahora está cambiando, pero todos los que ya son médicos no aprendieron nada. Yo aprendí sobre los medicamentos opiáceos en la parte de la farmacología donde se trata la anestesia”, afirma.
“Probablemente todo el tema de las drogas parecidas a la anestesia demoró dos horas. La gente no tiene mucho conocimiento sobre los opiáceos. No había un plan de estudios que incluyera la adicción”.

¿Errores de la ciencia?
En 1980, el doctor Hershel Jick escribió una breve carta al New England Journal of Medicine.
En la misiva, señalaba: “A pesar del uso generalizado de estupefacientes en los hospitales, el desarrollo de la adicción es raro en pacientes médicos sin antecedentes de adicción”.
Esa afirmación fue desacreditada, y ahora lleva una nota de advertencia. Pero la carta Jick tuvo un gran impacto.
Este año, investigadores canadienses dijeron que la carta había sido citada 600 veces, generalmente para afirmar que los opioides no eran adictivos.
A fines de la década de 1990, la Administración de Salud de Veteranos, que administra servicios de salud para veteranos militares, presionó para que el dolor sea reconocido como el “quinto signo vital”.
Esto le dio al dolor el mismo estatus que la presión arterial, la frecuencia cardíaca, respiratoria y la temperatura.
Luego, en 2001, la Comisión Conjunta (JC, por sus siglas en inglés), que certifica casi 21.000 organizaciones y programas de salud de EE.UU., estableció normas para la evaluación y el tratamiento del dolor.
En 2016, el JC publicó una declaración que afirmaba que “todos están buscando a alguien a quien culpar” por el problema de los opiáceos.
Insistió en que sus estándares de 2001 “no requerían el uso de medicamentos para controlar el dolor de un paciente”.
Pero la profesora Feinberg dice que los movimientos de VHA y JC significaron que los médicos estaban bajo presión para recetar analgésicos fuertes, como los opioides, cuando podrían no haber sido necesarios.
“Para cuando alcanzas la edad madura, es raro ver a una persona que no le duele alguna parte”, dice.
Y agrega que, en un país donde los pacientes califican a sus médicos y las bajas calificaciones pueden afectar sus ganancias, el puntaje puede verse influenciado por si los pacientes reciben opiáceos.

Una cultura de medicación
Algunos estadounidenses, dice el profesor Keith Humphreys de la Universidad de Stanford, creen que la vida es “reparable”.
“Tengo 51 años”, dice. “Si voy a ver a un médico estadounidense y le digo: ‘Oye, corrí la maratón que solía correr cuando tenía 30 años, ahora estoy dolorido, arréglame’, mi médico probablemente intentará arreglarme.
“Si haces eso en Francia, el médico diría: ‘Es la vida, toma una copa de vino, ¿qué quieres de mí?’”.
En 2016, un estudio comparó cómo los médicos japoneses y estadounidenses prescribieron opiáceos.
Se conoció que los médicos japoneses trataban el dolor agudo con opiáceos en el 47% de los casos, en comparación con el 97% en EE.UU.
“Obviamente hay una disposición y un hábito de aliviar el dolor con opioides que no se comparte en ninguna otra parte”, dice la profesora Feinberg.
“Otros países lidian con el dolor de maneras mucho más saludables”.

China proveedor principal de opioides en Estados Unidos

En enero de 2016, Steele, de 36 años, admitió en un tribunal haberle suministrado en marzo de 2015 una dosis letal de fentanilo a la víctima, identificada solamente con las iniciales T.R.
Se trata de un opioide sintético 50 veces más poderoso que la heroína y 100 veces más que la morfina, que se usa legalmente para tratar dolores crónicos pero que en los últimos años ha desatado una crisis de muertes en el país por su consumo abusivo.
El acusado confesó también haber adquirido el sedante a proveedores en China, para luego distribuirlo en las ciudades de Akron y Fairlawn, en el estado de Ohio, en el centro noreste del país.
El caso, sin embargo, estuvo lejos de conmocionar a las poblaciones de ambas localidades. Sus residentes se han habituado a las muertes provocadas por el consumo de este analgésico, una de las drogas que más preocupa a las autoridades del país.
“Esta es una vida humana más perdida por causa de los opioides traídos a Ohio desde China”, dijo en enero la fiscal Carole Rendon, a cargo del distrito en el que ocurrió el delito.
Las palabras de Rendon han sido replicadas por otros funcionarios en estados como Kentucky, Nuevo Hampshire y Virginia Occidental, donde, además de Ohio, las muertes por sobredosis de fentanilo y heroína han aumentado sostenidamente desde 2011, hasta el punto de considerarse una epidemia.

Fentanilo
Es un opioide sintético originalmente fabricado para servir como analgésico y anestésico; sin embargo, su potente efecto -es 50 veces más fuerte que la heroína- lo ha vuelto una droga atractiva de abuso.
9.580 personas que murieron en 2015 en EE.UU. por sobredosis de fentanilo y drogas similares, 73% más que en 2014.
• 144 personas murieron diariamente por intoxicación con drogas en 2015.
• Entre US$3.000 y US$5.000 está valorado el kilogramo para la venta. El mismo puede comercializarse entre US$40.000 y US$80.000 en EE.UU.
• 52.000 estadounidenses murieron por sobredosis de drogas en 2015; el 63% involucró un opioide.
DEA, Casa Blanca

En 2015, el año más reciente del que se tienen datos disponibles, el fentanilo y otros opioides sintéticos similares mataron a casi 10.000 personas en EE.UU., un 73% más que en 2014.
Y la autoridad sanitaria del país advierte que los números van en aumento.
La Administración para el Control de Drogas (DEA, por su sigla en inglés) señaló en un informe de noviembre del año pasado que el fentanilo ilícito es responsable de la crisis por sobredosis que asola al país. Y que China tiene mucho que ver.

¿Por qué? Lo fabrica
El gigante asiático es el principal proveedor de fentanilo ilegal y otros de sus derivados a Estados Unidos, según puntualizó el mismo reporte de la DEA del 2016.
La agencia antidrogas explicó entonces que la mayoría de los envíos de fentanilo ilegal llegaban por contrabando desde China —en menor medida desde México— por medio del servicio de correo postal estadounidense.
Los traficantes adquieren en el país asiático fentanilo en polvo, químicos asociados y máquinas para fabricar píldoras. El fármaco se procesa luego en EE.UU. y se mezcla con heroína u otros componentes similares.
China es una fuente global de fentanilo porque sus grandes industrias farmacéuticas y químicas están pobremente reguladas y monitoreadas, apuntó en un informe de este año la Comisión de Revisión Económica y de Seguridad entre EE.UU. y China (USCC, por su sigla en inglés).
Este comité fue creado en el año 2000 para presentar informes al Congreso estadounidense sobre las relaciones entre ambos países.

Sin embargo, China ha invertido esfuerzos internos para regular la fabricación y venta del fentanilo y sus componentes, tras negociaciones que iniciaron en 2015 con el gobierno estadounidense.
La primera acción de Pekín fue prohibir en octubre de ese año la producción y venta de más de 100 químicos sintéticos, entre los que había algunos compuestos del fentanilo.
Paradójicamente, estas sustancias no contaban con mayores regulaciones en China ya que no eran consumidas de forma abusiva en el país asiático.
Estados Unidos, a su vez, anunció la apertura de una segunda oficina de la DEA en China y el pasado enero su director visitó ese país por primera vez en más de una década.
Dos meses después de ese viaje, Pekín sumó a la lista de sustancias prohibidas cuatro componentes claves utilizados para fabricar fentanilo, una decisión que la DEA celebró como un “punto de inflexión” en la lucha contra el tráfico ilícito de esta droga a EE.UU.
“A raíz de la prohibición de esos cuatro químicos, es difícil afirmar si China sigue siendo el principal proveedor de fentanilo a Estados Unidos”, advirtió a BBC Mundo un portavoz de la DEA.
Sin embargo, añadió, todavía es temprano para registrar un declive en el número de víctimas por consumo de fentanilo en Estados Unidos.
Los esfuerzos han sido resaltados positivamente por ambas naciones, aunque la USCC advierte que China ha tenido dificultades para monitorear el funcionamiento de laboratorios farmacéuticos legales e ilegales, lo que ha llevado a una continuación en la producción y exportación de drogas ilícitas.
Además, la colaboración entre ambos países en este respecto supone un tema de fricción diplomática, según le explicó a BBC Mundo Howard Zhang, editor del servicio chino de la BBC.
“El gobierno chino ha negado en varias ocasiones que las drogas que exporta o solía exportar fuesen la causa de todas esas muertes por sobredosis en Estados Unidos”, dijo Zhang.
Durante una reunión sobre narcóticos de Naciones Unidas a mediados del año pasado, Liu Yuejin, viceministro chino de Seguridad Pública, dijo que los países que consumen drogas ilegales “no tienen justificación en exigir que solo los países productores de drogas combatan su fabricación; también deben abordar el mercado de consumo”.
Por correo postal y con bitcoins
Ese mercado de consumo, que sigue aumentando en Estados Unidos debido a la alta incidencia de la dependencia a los opioides, es una oportunidad de negocio para los traficantes, que ante las prohibiciones impuestas por China han buscado formas ingeniosas de seguir fabricando fentanilo, más adictivo y barato que la heroína.
Una muestra de ello es la presentación del fentanilo para su consumo.
Las autoridades estadounidenses han incautado píldoras del potente analgésico que aparentan corresponder a fármacos menos peligrosos, como el alprazolam o la oxicodona.
En muchas ocasiones, señaló la DEA, el consumidor ni siquiera conoce su composición real.
Las autoridades también han detectado fentanilo mezclado en polvo de heroína y de cocaína o alterado en sus diferentes compuestos químicos, algunos de ellos todavía legales en China.
La venta, además, suele hacerse por medio de redes oscuras, sectores encriptados en internet en los que es posible realizar actividades ilegales. A menudo las transacciones se hacen con la moneda virtual bitcoin, que es imposible de rastrear.
La distribución también supone un problema, según han señalado funcionarios estadounidenses, ya que una gran cantidad de opioides, en especial el fentanilo, entra en el país por medio del correo postal.

Este es uno de los factores que algunos políticos estadounidenses consideran como un asunto que no depende de China, sino de reforzar internamente la seguridad del servicio de correos.
Por eso varios congresistas estadounidenses propusieron este mes un proyecto de ley para exigir una tecnología más avanzada en el seguimiento electrónico de todos los paquetes y sobres grandes enviados por correo a Estados Unidos.
Sin embargo, funcionarios del servicio postal del país argumentaron que incluir esta tecnología costaría entre US$1.200 y US$4.800 millones en un periodo de diez años y perjudicaría los envíos, ya que solo el 40% de los países extranjeros tiene la capacidad de proveer ese tipo de datos avanzados.
Más allá de la distribución, los gobiernos de Estados Unidos y de China aseguran que la cooperación que mantienen contribuirá en gran medida con la disminución de muertes por sobredosis de opioides en Estados Unidos.
Pero advierten también que la efectividad de su estrategia solo podrá probarse dentro de unos años.
Mientras tanto, los gobiernos locales en EE.UU. tendrán que seguir haciendo frente a las muertes por sobredosis de drogas, que superan desde 2009 a las causadas por armas de fuego, accidentes de tránsito, suicidios y homicidios. ⌐


About Red Latina

Check Also

St. Louis University to equip all its dorms with Amazon Echo Dots this fall

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Translate »