Baja en ingresos por crudo, detrás de la caída de reservas internacionales

dinero, crudo, ingresos, caida, conomia, latinoamerica

La baja en los ingresos generados por el petróleo podría estar detrás de la menor acumulación de reservas internacionales que presentan principalmente los exportadores del hidrocarburo, como México, consigna un reporte del Instituto de Finanzas Internacionales (IIF).

De acuerdo con ellos, el deterioro que han presentado los bancos centrales emergentes en sus ahorros en divisas extranjeras se han profundizado, al tener que utilizarlas para amortiguar los choques externos.

En un reporte especial, titulado Tendencias en la acumulación de reservas de economías emergentes , identifican a México entre las seis economías emergentes, cuyos bancos centrales experimentan una desacumulación de reservas internacionales desde el 2014 hasta la fecha. Se trata de Arabia Saudita, Hungría, Rusia, Kuwait, Turquía y México.

En el análisis, consignan que los choques que se han presentado de forma consistente y constante desde el 2014 tienen que ver con la caída en el precio del petróleo, la apreciación del dólar frente a las monedas locales y un aumento en la incertidumbre política que incluye al comercio global y la migración, acotaron.

Aprovecharon liquidez
De acuerdo con el análisis del IIF, durante los años de inyección de capital por parte de la Fed, que corrieron del 2010 al 2014, a partir de la compra de bonos, los bancos centrales emergentes fueron de los participantes del mercado que aprovecharon aquella ventana de liquidez.

Listan al de México entre los 11 bancos centrales de la muestra junto con China, Kuwait, Emiratos Árabes Unidos, Arabia Saudita, Taiwán, Hong Kong, Corea del Sur, India, Rusia, Singapur, que en ese periodo lograron importantes acumulaciones de reservas internacionales.

La reserva internacional de Banxico hiló nueve semanas a la baja, en la penúltima semana de agosto de este año, para ubicarse en 173,032 millones de dólares. En el comparativo del IIF, al iniciar el 2010, detallan que el activo del banco central mexicano estaba en 165,700 millones de dólares.

Tapering, factor de presión
El tema es relevante, refieren en el análisis, cuando la Reserva Federal de Estados Unidos está por anunciar el inicio de la normalización de su balance, lo que implica el fin del programa de expansión cuantitativa activo desde el 2010 para apuntalar la actividad económica.

En el análisis se detalla que esta reducción de los activos en dólares es una ventana que nos permite ver uno de los impactos positivos que se derramaron entre mercados emergentes durante el proceso de la Fed de expansión cuantitativa .

Su observación para el caso mexicano coincide en efecto con el mayor periodo de desacumulación de reservas, que se dio entre el 2014 y el 2015, cuando Banco de México subastó cerca de 27,000 millones de dólares para tratar de incidir en la estabilización del peso frente al dólar.

El reporte del IIF se presentó a unos días de confirmarse la expectativa del mercado de que la Reserva Federal iniciará el retiro del último estímulo a su economía, el tapering a la expansión cuantitativa.

En el análisis, el IIF destaca que las reservas se han vuelto un termómetro de la presión ejercida en los mercados emergentes y su oscilación refleja el periodo de incertidumbre y choques financieros.

El IIF es la mayor agrupación internacional de bancos, aseguradoras, calificadoras y fondos de inversión y es referencia en data financiera preliminar.